Época dorada

La huella dejada por los franceses en Laos es palpable especialmente en ciudades como Luang Prabang o Pakse o sobretodo en la capital Vientiane.

En estas hermosas urbes podemos observar como los edificios y las calles nos transportan en el tiempo a otra época e incluso a otro continente dejándonos incluso dudas si nos encontramos en Asia o Europa.

Tan importante fue su pisada en Laos, que las muestras coloniales y de avances impuestos por los franceses aun son notables a día de hoy en el rincón mas remoto del territorio laosiano.

En Si phan Don (4000 islas) también hubo presencia gala dejando restos de su paso por ellas. Hubo un proyecto muy ambicioso por parte de los  franceses, que consistía en una linea ferroviaria que unía las islas de Don Det y Don Khon.

Este proyecto nunca se finalizó y en la actualidad solo quedan restos de la vía que recorre gran parte de las islas y una antigua y vieja locomotora, que esta “expuesta” en una explanada de Don Khon como si de una obra de arte arquitectónica se tratara.

Esta vieja vagoneta es uno de los pequeños puntos de interés cultural que nos ofrece Si Phan Don, pero sin duda parte de una historia antigua de Laos, que caló muy adentro de esta nación y que a día de hoy llena de orgullo a sus habitantes.

La vieja locomotora es un ejemplo de la fusión cultural europeo asiática que hallamos en Laos y una muestra del progreso que se intentó inculcar a la nación.