Trekking Luang Nam Tha , inolvidable

Nuestro trekking Luang Nam Tha de dos días por el norte de Laos en la zona de Luang Nam Tha, fue de las mejores experiencias que vivimos en este fantástico país durante nuestra ruta por Laos.

Contratamosel Trekking Luang Nam Tha de dos días en la agencia Along The Namtha, situada en la calle principal de la ciudad por un precio de 40 dolares por persona. En el precio estaba incluido la comida, tres botellas de agua por persona, la cena, desayuno , comida del segundo día y traslados.

Empezamos la aventura a las 9 de la mañana en la agencia. Allí nos estaban esperando los dos guías , Sivone Y kon.

Con ellos estaba sentado un chico inglés ,Daniel , de pocas palabras pero muy educado. Poco mas tarde llegaron los otros tres integrantes del grupo, que curiosamente eran de Barcelona como nosotros.

David y Raquel , dos compañeros de trabajo que habían decidido probar la experiencia de viajar juntos por primera vez y decidieron hacerlo por Tailandia y Laos, donde les esperaba otra compañera de trabajo , Miriam, la cual está realizando un super viaje de seis meses por Asia y escogió coincidir con sus amigos durante casi un mes.

Nuestro grupo

Nuestro grupo trekking luang Nam Tha

Así pues comenzamos la aventura rodeados de gente genial con los que vivimos muchas aventuras y que ya forman parte de nuestras vidas.

Nos subimos en un tuk tuk desde la ciudad y tras una hora de viaje por carretera, llegamos al inicio del itinerario, un poblado de la etnia tribal Nom .

Poblado Nom

Poblado Nom

Después de conocer un poco mas la historia, forma de vida, cultura y tradiciones de esta tribu, nos encaminamos hacia la selva de Nam Tha acompañados por Sivone ,kon y por un guía Nom que nos acompañaría durante 4 horas de trayecto.

Al contratar la excursión , parte de lo que pagamos va a parar a la gente de este poblado, de esta manera son participes de la aventura y recompensados por ella y permiten garantizar la seguridad y el bienestar del entorno.

El camino al principio fácil, fue adquiriendo dificultad debido al fango provocado por las intensas lluvias , propias del Monzón.

Tras varias horas de “peregrinaje” por la selva y tras cruzar por ríos, troncos , entre la maleza y presenciar en primera fila el sonido de la naturaleza, nos detuvimos para comer.

Nuestra comida

Nuestra comida

Como en todo Laos, la comida fue una grata sorpresa. Los platos eran hojas de palmera y las viandas estaban formadas por arroz, verduras, y un poco de carne y pescado que traían los guías de la ciudad.

Disfrutamos de un manjar sencillo pero que supo a gloria después del esfuerzo sufrido y con un sabor inmejorable degustándolo en plena selva…

Tras la comida la aventura continuó y el camino se hizo mas duro, varias zonas con desnivel hicieron que sacáramos fuerzas de donde ya no habían. El sofocante calor y la humedad agudizaban esta sensación.

El paisaje impresionante nos daba a todos energías y humor para continuar , sorbiendo en cada paso la inmensidad natural que teníamos ante nosotros. A medida que el sol se ponía, proliferaban los mosquitos que junto a las sanguijuelas, estaban presentes en todo momento.

Para evitar que las sanguijuelas se nutrieran con nuestra sangre, Sivone , sacó un ungüento de color morado, que nos untó por los calcetines , tobillos y botas. Con este remedio local evitamos parcialmente que estos molestos y viscosos bichos se adhirieran a nuestra piel.

A cambio nosotros les proporcionamos el remedio para las picaduras de mosquitos, una pequeña dosis de del remedio local contra los mosquitos : Relec…

Tras una hora de pendientes , zonas con poca estabilidad donde era fácil caerse, (en mi caso mas de veinte veces) llegamos a un claro desde el cual se veía el lugar donde pasaríamos la noche. Un poblado de la Etnia Akha.

Quedaban pocos metros para llegar al poblado y el cielo amenazaba lluvia y la verdad que se hicieron largos por la dificultad del sendero,además nos quedaba por superar un ultimo escollo.

El ultimo riachuelo que faltaba por cruzar y tras el cual estaba la entrada al poblado, estaba crecido por las lluvias lo que supuso que nos quitáramos las botas , y tras doblarnos los pantalones cruzamos a través de el.

El frescor del agua nos vino genial, pero no así el dolor al pisar las piedras. Llevar unas chanclas o unas botas de montaña abiertas es imprescindible para este trekking , por lo menos en época de lluvias. Si queréis mas consejos sobre que llevar al trekking Luang Nam Tha podéis verlos aquí.

Ya estábamos en el poblado Akha, donde nos esperaban un montón de niños y niñas que nos saludaban al grito de Sabaidee (hola en laosiano)…

por fin habíamos llegado justo en el momento que empezaba a llover, pero en esta ocasión la lluvia no nos estropearía los momentos que pasamos con los lugareños y el disfrute de una experiencia única con esta población tribal. de la que os hablaré mas adelante, ya que merece una entrada para ella sola.