Monasterio de Labrang , esencia tibetana

Coronado como uno de los países mas atractivos para los viajeros a nivel mundial , China esconde un sinfín de paraísos naturales y espirituales únicos , como el Monasterio de Labrang.

Cada región contiene lugares emblemáticos y llenos de historia , que ver en China conformando una de las naciones mas completas turísticamente hablando a nivel global.

Bienvenidos al Monasterio de Labrang

Bienvenidos al Monasterio de Labrang

En la pequeña localidad de Xiahe , situada en la provincia de Gansu , hallamos uno de los enclaves mas venerados y fascinante de tierras chinas.

Centro espiritual y centro de peregrinaje , el Monasterio de Labrang , es una de las grandes joyas que visitar en China y uno de los puntos  obligados que ver en Xiahe  durante una estancia por estas tierras.

La energía y ambiente que genera el Monasterio de Labrang en lugareños y visitantes es indescriptible y es que , este monasterio forma parte de los seis mas importantes de la orden Gelukpa tibetana , que destaca por las curiosas boinas amarillas que llevan sus monjes.

Plaza principal

Plaza principal

Fundado a finales de 1709 , el Monasterio de Labrang cuenta en su interior con mas de 1200 monjes repartidos por todo un complejo que parece mas un pueblo que un conjunto monástico.

Formado por calles y plazas como si de un municipio de tratase , el Monasterio de Labrang nos traslada a vivir de cerca una experiencia inolvidable y un tanto mística , mientras nos empapamos de historia y tradición en cada uno de los pabellones a los que se puede acceder.

Monasterio de Labrang , entre oraciones y estupas

Monasterio de Labrang , entre oraciones y estupas

Además de templos , residencias , ruedas de oración y preciosas estupas , el Monasterio de Labrang destaca por albergar escuelas en las que los monjes residentes tienen la posibilidad de estudiar como no puede ser de otra manera teología , pero también medicina ,derecho , filosofía y budismo esotérico.

Lamentablemente , visitar este “paraíso monástico” esta restringido en muchas de sus zonas y para visitar los principales lugares deberemos esperar a uno de los dos circuitos guiados en habla inglesa que se realizan cada jornada sobre las 10.30 y las 15,30 y que tienen aproximadamente 1 hora de duración.

Un pedazo de Tíbet en China

Un pedazo de Tíbet en China

Durante este circuito visitaremos un museo , el templo de Manjushri , la Sala del Gran Sutra y el instituto de medicina que es especialmente interesante. No se pueden hacer fotos.

Todo el recinto y cada una de las visitas van acompañadas por el incesante olor a mantequilla de Yak , con la que se fabrican velas , lamparas y figuras.

Figuras budistas hechas con mantequilla de Yak

Figuras budistas hechas con mantequilla de Yak

Las visitas guiadas son un poco “flojas” y a los monjes que hacen de guías no se les ve muy entusiasmados , pero aun así merece la pena realizarlas.

El resto del Monasterio de Labrang , se puede visitar por libre y deberemos dedicarle no menos de una mañana dado su enorme tamaño.

Pabellones llenos de magia

Pabellones llenos de magia

No podremos entrar en la mayoría de pabellones y en otros por acceder deberemos pagar aparte , pero el solo hecho de pasear por el recinto es mas que gratificante.


Kora

La kora , es el llamado sendero de los peregrinos y tiene un tamaño de 3 kilómetros y es la mejor manera para empaparnos de la importancia del monasterio de Labrang para los budistas.

Kora , camino de peregrinaje en el Monasterio de Labrang

Kora , camino de peregrinaje en el Monasterio de Labrang

Personas de todas las edades transitan a diario por este precioso recorrido , portando en sus manos sus collares de cuentas y recitando mantras sin parar.

Devotos en Labrang

Devotos en Labrang

Las vistas en este recorrido son alucinantes y al aroma a incienso convierte este paseo en una experiencia casi espiritual.


Horario y tarifas

El Monasterio de Labrang está abierto desde la salida del sol (6-7 Am) hasta el anocher (17-18 Pm)

La entrada cuesta 50 Yuanes , mas otros 50 por la visita guiada. A estos precios debemos añadir la entrada de algunos pabellones que requieren un pago aparte como el Gortang Chorten.