Símbolo de la ciudad

Bruselas es una ciudad  llena de rincones mágicos y lugares preciosos donde disfrutar de la belleza de esta fantástica localidad.

De entre todos estos lugares destacan dos por encima del resto como son la impresionante Grand Place (Gran plaza) y la estatua de un niño tallada en bronce y mundialmente famosa, El Manneken Pis.

El niño orinando

El niño orinando

Esta escultura , nos muestra la imagen de un niño orinando donde el chorro va a parar a una fuente, tallada en piedra.

El Manneken Pis, puede resultar un tanto decepcionante para el viajero, ya que su tamaño casi diminuto , no deja indiferente a los turistas.

Con apenas 50 centímetros de tamaño, esta ubicada en una esquina de la parte antigua de Bruselas sobre un pedestal que la eleva unos 2,5 metros del suelo, justo por encima de la fuente.

Actualmente esta vallada, pues en un acto vandálico ,se  robó la estatuilla original a principios de 1960 dejando a la ciudad sin su símbolo mas preciado.

Hay varias leyendas sobre el Manneken Pis. Se dice que homenajea a un chiquillo que ante el ataque del enemigo con cargas explosivas, orinó sobre la mecha de los explosivos , evitando así la destrucción de parte de la ciudad.

Otra teoría , es la de que un rico turista perdió a su hijo por Bruselas. tal fue su desesperación que se organizaron búsquedas por toda la ciudad para encontrar al pequeño.

Finalmente este fue hallado orinando y como si no hubiera pasado nada en un jardín. Así su padre decidió ayudar económicamente a la construcción de una fuente, colocando como “guinda” una imagen de su vástago , orinando en la parte superior.

No se sabe , que teoría o leyenda es la verdadera, pero realmente es indiferente , ya que tanto por una o por otra , en todas el niño acaba siendo entrañable , para el pueblo belga.

Justo enfrente de esta pequeña obra , encontramos una cervecería con el mismo nombre que la estatua, que bien merece la pena a pesar de ser muy turística.

Tamaño diminuto

Tamaño diminuto

Con una decoración interior muy de la tierra , dispone de una carta amplia de cervezas a degustar y el personal es muy amable.

El Manekken Pis , es una visita ineludible durante una estancia en la capital belga.