Basilea, Europa, Suiza

Spalentor (Basilea) Una puerta hacia la historia

El Spalentor de Basilea

Spalentor , entrada a Basilea

La ciudad suiza de Basilea , es una de las mas bellas y dinámicas de todo territorio helvético y con un indice de población joven mayor a otras de esta pequeña nación.

Su carácter moderno , convive con algunos «ecos» de la historia de la ciudad y de Suiza , visibles en muchas de las calles del centro histórico y de algunos edificios emblemáticos como el Ayuntamiento o la Catedral.

Spalentor Basilea

Spalentor emblema de Basilea

Esta ciudad bañada por el río Rin , estuvo fortificada durante siglos y aunque actualmente poco queda de su aire «defensivo» aun queda algún vestigio que nos muestra parte de la historia de Basel.

Uno de estos restos es el famoso Spalentor , uno de los emblemas de Basilea y considerado uno de los restos antiguos mas bonitos de toda la nación.

Spalentor , una puerta a la Basilea antigua

Spalentor , una puerta a la Basilea antigua

Esta antigua puerta de entrada a Basilea , es la única junto a dos mas que quedan en pie en la actualidad y su enorme tamaño y belleza , la convierten en una visita ineludible.

El Spalentor data de 1356 cuando después de un fuerte terremoto , parte de la ciudad quedó derruida , incluida la muralla.

Se decidió construir un nuevo muro alrededor de la población y tras el , otro muro circular en el que habrían 40 torres , entre ellas el Spalentor.

El Spalentor , no se libra de la feroz conducción de Tranvías de la ciudad

El Spalentor , no se libra de la feroz conducción de Tranvías de la ciudad

Catalogada como bien de interés turístico y bajo la protección de monumentos , el Spalentor es a día de hoy uno de los símbolos mas importantes de Basilea y punto muy visitado por turistas y locales.

Situado en el centro de la ciudad , el Spalentor , está incluido dentro de cualquier recorrido por el casco viejo que incluyen la Catedral , el Ayuntamiento o la Plaza Markt.

Un comentario en “Spalentor (Basilea) Una puerta hacia la historia

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *