Europa, Francia

París: lo imprescindible de la Ciudad de la Luz

parís

París: lo imprescindible de la Ciudad de la Luz

Francia es un país lleno de lugares maravillosos. Recorrriendo su territorio podemos disfrutar de ciudades medievales fortificadas como la de Carcassonne, de lugares con magia propia como Narbonne o de urbes de lo más cosmopolitas como Lille.

Las posibilidades son infinitas y muy variadas aunque existen ciudades que destacan por encima de las demás: Perpignan, Sete, Toulouse o Montpellier son algunas de las más visitadas.

Sin embargo, a pesar de que Francia cuenta con lugares realmente preciosos, la joya de la corona siempre será París.

La capital del país se posiciona como una de las ciudades más visitadas del viejo continente; así lo recoge un estudio anual de MasterCard que la sitúa como la segunda ciudad más visitada de Europa con más de 17 millones de turistas en 2017.

Además, también se sitúa entre las 30 ciudades con mejor reputación del mundo según el informe elaborado por el Reputation Institute (RI). Todo esto convierte a París en una visita obligada para cualquiera que desee empaparse de la cultura francesa.

Lamentablemente, no todo son buenas noticias con respecto a la que está considerada como la ciudad más romántica del planeta. El principal problema de visitar París, al igual que cualquier gran ciudad, es que es demasiado grande como para poder verla entera en pocos días.

Los altos precios de la capital francesa obligan a los turistas a reducir su estancia en la ciudad y esto provoca, a su vez, que debamos priorizar aquello que queremos visitar.

Para ayudarte con esta selección, hemos realizado una lista con aquellos lugares que son imprescindibles de ver si visitáis París. Se trata de construcciones, edificios, iglesias, monumentos, parques o museos que tenéis que ver sí o sí para que vuestra experiencia en la ciudad sea de lo más completa. ¡Tomad nota!

Monumentos, edificios y construcciones de importancia

París cuenta con una arquitectura de lo más variada. A partir de mediados del siglo XIX el barón Haussmann remodeló más de la mitad de la ciudad apostando por construcciones modernas, lo que escandalizó a la sociedad de la época acostumbrada a los grandes palacios de estilo clásico.

Torre Eiffel París

Torre Eiffel París

Una de las construcciones que más controversia generó en su día fue la que en la actualidad se considera como el emblema de la ciudad: la Torre Eiffel.

La famosa torre comenzó a levantarse en 1887 con el objetivo de que estuviera lista para la Exposición Universal de 1889. Y lo estuvo, en marzo de 1889 se finalizó su construcción en lo que se consideró como un tiempo récord: 2 años, 2 meses y 5 días. La idea inicial era desmontarla una vez que la exposición llegara a su fin pero finalmente se tomó la decisión de mantenerla como símbolo identitario de la ciudad.

Desde entonces la Torre Eiffel se ha convertido en una visita ineludible para todos los turistas que llegan hasta París, y no vale solo con verla de lejos sino que debemos subir hasta lo más alto para poder disfrutar de unas espectaculares vistas sobre la ciudad.

El precio de la entrada varía en función a la planta a la que deseéis llegar y al método de subida (en ascensor o por las escaleras). La más cara de todas sería la que nos lleva a la cima en ascensor, que estaría en 25 euros. A partir de ahí los precios son más bajos en función a las combinaciones que escojáis y de si contáis con algún descuento.

París

París

Otro de los lugares de visita obligada, y que además queda cerca de la Torre Eiffel, es el Palacio Nacional de los Inválidos. Este conjunto arquitectónico fue construido por el rey Luis XIV en 1670 con el objetivo de albergar a todos aquellos soldados heridos durante su ejercicio al servicio de la corona y a los militares retirados.

Uno de los edificios más famosos de este conjunto es el del Hospital de Los Inválidos, al que acudían los soldados heridos y que todavía sigue en funcionamiento. Además, el recinto también cuenta con dos iglesias (Iglesia del Domo, que destaca por su gran cúpula dorada, y la Catedral de Saint Lois des Invalides, también conocida como la Iglesia de los soldados) y con varios museos.

Entre ellos destaca el Museo del Ejército, en el que se encuentra el Mausoleo de Napoleón en donde reposan los restos mortales del emperador. La entrada para visitar el complejo es de 11 euros, aunque es gratis para los menores de 18 años y para los europeos de entre 18 y 25 años.

París

París

La Catedral de Notre Dame también se posiciona como un punto ineludible en nuestro recorrido por la ciudad. Se trata de una de las catedrales góticas más antiguas del mundo puesto que su construcción se terminó en 1245, aunque a lo largo de los siglos se han llevado a cabo diferentes obras de remodelación y conservación en su estructura.

El interior de la catedral es francamente espectacular pero son sus dos torres, en las que podemos disfrutar de sus famosas gárgolas, las verdaderas protagonistas de la visita. Es por ello por lo que para subir a ellas deberemos pagar una entrada de 8,50 euros, mientras que la visita a la catedral es totalmente gratuita.

notre-dame

notre-dame

 

Gárgola

Gárgola

Notre Damme

Notre Damme

El Palacio de Versalles, por su parte, es toda una atracción turística para aquellos que deseen realizar un viaje en el tiempo. Declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el palacio comenzó a construirse en 1623 por orden del rey Luis XIV, quien quería trasladar la corte de la bulliciosa París a un lugar más apartado y tranquilo.

Tras su construcción, que se planteó en varias etapas, el Palacio de Versalles se convirtió en uno de los complejos monárquicos más importantes de todo el mundo. En la actualidad es posible visitar varias estancias del palacio, entre las que destacan los aposentos reales y la Galería de los espejos, así como las más de 800 hectáreas de cuidados jardines que rodean el complejo. La entrada es de 18 euros, 13 para los europeos de entre 18 y 25 años. Además, la entrada es gratuita el primer domingo del mes entre marzo y noviembre.

Versailles

Versailles

Fuente

Fuente

La visita al Arco del Triunfo es imprescindible pero rápida, ya que la zona en la que se encuentra concentra un gran volumen de tráfico. Curiosamente, también podemos disfrutar de una versión moderna de este monumento que Napoleón mandó construir en el distrito de negocios de la ciudad.

Arco del Triumfo

Arco del Triumfo

Para los amantes de la música clásica otro edificio a visitar es el de la Ópera Garnier, en XIX distrito de la ciudad. Se trata de una construcción de estilo Imperio que Napoléon III encargó al arquitecto Charles Garnier. La visita a la ópera nos permitirá hacernos una idea del lujo y la opulencia del París del pasado, sobre todo a través de un paseo por su vestíbulo, decorado con hermosos mosaicos y revestido en pan de oro.

Además, también destaca por su escalera principal de mármol blanco con una balaustrada, a su vez, de mármol rojo y verde. Disfrutar de esta belleza arquitectónica cuesta 10 euros, 6 para los menores de 25 años y los estudiantes.

Opera París

Opera París

Los que prefieran conocer el París más oculto deben pasar por el cementerio de Pére-Lachaise, uno de los más antiguos y y grandes de la ciudad, además de ser uno de los más bonitos del mundo. En el descansan personalidades como Moliére, Oscar Wilde, María Callas, Delacroix, Modigliani, Chopin o Marcel Proust.

Si te gusta este tipo de turismo también puedes visitar los cementerios de Montmartre y Montparnasse.

Chopin

Chopin

Otra visita en esta línea sería a las catacumbas de la ciudad, una serie de túneles que sirvieron como cementerio durante la época de las grandes epidemias.

Se estima que los más de 300 kilómetros de túneles que recorren el subsuelo de la ciudad están habitados por los restos de más de 6 millones de personas. El precio de la entrada para visitarlas es de 10 euros, 8 en el caso de tener entre 18 y 25 años.

Catacumbas

Catacumbas

Dejando a un lado el “turismo oscuro”, los amantes del deporte, y en concreto del tenis, tienen una cita en el estadio Roland Garros, un estadio construido en 1928 que lleva el nombre del aviador francés y tenista amateur Roland Garros.

En este complejo se lleva a cabo uno de los cuatro Gran Slams de tenis y es el lugar donde Rafa Nadal, que partía como claro favorito en los pronósticos de tenis, se alzó este año con su título número 11. Sin duda un lugar emblemático para los fans del mallorquín y del deporte de raqueta.

Museos

Además de sus monumentos, París cuenta con más de un centenar de museos que abordan diferentes disciplinas y épocas. Sin duda el más importante de la ciudad, y también del país, es el Louvre. Alojado en una fortaleza del siglo XII, el Louvre abrió sus puertas en 1793 y desde entonces se ha convertido en uno de los museos más visitados del mundo.

En su interior se albergan más de 400.000 obras de las que tan solo se encuentran en exposición 35.000. Entre las más famosas destacan los cuadros de La Gioconda (Leonardo da Vinci), La Libertad guiando al pueblo (Delacroix) o Las bodas de Caná (Veronese), así como las esculturas Venus de Milo (antigua Grecia), Victoria alada de Samotracia (antigua Grecia) y El escriba sentado (antiguo Egipto).
Uno de los grandes reclamos del museo es su propia entrada, en forma de pirámide de cristal que se construyó en 1989. La visita al Louvre cuesta 15 euros, gratis para los menores de 18 y los europeos entre 18 y 25 años.

louvre

louvre

Otro de los museos más visitados de la ciudad es el Centro Pompidou que acoge en su interior una de las colecciones de arte moderno más importantes del mundo.

En sus plantas superiores se pueden apreciar obras de Miró, Kandinsky o Picasso; así como las exposiciones permanentes del Museo Nacional de Arte Moderno. Además, el Centro Pompidou también cuenta con una biblioteca pública y un centro de investigación musical.

pompidou

pompidou

El estilo high-tech de su fachada causó sentimientos encontrados en la época de su inauguración por contar con todos sus elementos funcionales, como las escaleras, los conductos de aire o los ascensores, totalmente a la vista.

Sin embargo, hoy en día está considerado como uno de los edificios más llamativos de la ciudad por lo que su visita merece la pena. El precio de la entrada varía en función de la temporada pero nunca supera los 12 euros. Además, el primer domingo del mes la entrada es totalmente gratuita.

París

París

El Museo de Orsay, dedicado a las artes plásticas del siglo XIX, completa el top 3 de los museos más visitados de París.

Ubicado en una antigua estación de tren, el museo cuenta con una extensa colección de obras que cuentan con algunos de los trabajos más famosos de artistas de la talla de Gauguin, Renoir, Monet o Cézanne.

Su planteamiento, mucho más sencillo que el del Louvre y el Pompidou, hacen que su visita sea mucho más cómoda y agradable. En este caso, el precio de la entrada es de 12 euros, gratis para los menores de 18 años y para los europeos de entre 18 y 25 años.

París

París

Además de estos tres grandes museos, también es interesante visitar el Museo du Quai Branly, dedicado al arte étnico; el Museo Rodin, dedicado a las obras del escultor parisino; el Museo Orangerie, que alberga una gran colección de pinturas impresionistas o el Museo Cluny, que cuenta de una las colecciones de arte medieval más importantes del mundo.

Jardines, parques y espacios al aire libre

Además de monumentos y museos, París también cuenta con grandes espacios verdes que se posicionan como una parada perfecta para descansar y recuperar fuerzas.

Entre los de visita obligatoria destacamos el Parque de Marte, que se encuentra justo enfrente a la Torre Eiffel. Cuenta con diversas fuentes y lagunas, además de con canchas de baloncesto y espacios acondicionados para los más pequeños de la casa.

Otro de los motivos que lo convierten en un espacio imprescindible de vuestro viaje a París es el hecho de que desde su explanada se pueden sacar las mejores fotos de la Torre Eiffel.

Los Jardines de Luxemburgo, junto al Palacio de Luxemburgo (actual sede del senado francés) son una muy opción si viajáis con niños.

Este espacio, plagados de especies autóctonas, cuenta con un estanque en el que se pueden alquilar pequeños barcos de vela. Además, también existe una zona de juegos (para acceder a esta parte hay que pagar 2 euros) en la que se desarrollan diariamente actividades así como un teatro de marionetas.

Jardines París

Jardines París

En pleno centro de París, y muy cerca del Louvre, se encuentran los Jardines de las Tullerías. Construidos como los jardines del Palacio de las Tullerías, este gran espacio verde cayó en desuso después de que Luis XIV trasladara la Corte a Versalles. Tras el incendio del palacio en 1871 y su derribo definitivo en 1883, los jardines pasaron a convertirse en los primeros de titularidad pública de la ciudad.

En la actualidad se puede pasear por su amplia avenida, así como disfrutar de la arquitectura de sus estanques y fuentes. Si lo que buscáis es mimetizaros con los parisinos os recomendamos que os tumbéis en sus zonas verdes y disfrutéis de un picnic casero.

La ciudad del Amor

La ciudad del Amor

Para los amantes de la botánica el Jardin des Plantes será su perdición. Construido en 1635, está considerado como uno de los espacios naturales más queridos y apreciados por los parisinos. El jardín cuenta con un gran número de carteles que explican la procedencia de las especies que alberga en su interior; además también cuenta con tres invernaderos (invernadero de invierno, invernadero australiano e invernadero mexicano), un jardín alpino y un huerto ecológico. Además, en sus inmediaciones también se encuentra el Museo Nacional de Historia Natural y el Zoo La Ménagerie.

Jardín Plantes

Jardín Plantes

¿Cómo moverse por París para visitar todos estos lugares?
Una de las ventajas de viajar a una gran capital es que estas ciudades suelen contar con amplia red de medios de transporte. París no es una excepción y para movernos por sus calles podemos optar por el metro, el autobús, el taxi (no es recomendable por su elevado coste), los trenes RER (funcionan como metro y tren de cercanías) o el tranvía. Además, París también cuenta con un funicular que une la zona alta de Montmartre con la parte baja del barrio, un autobús turístico y un batobus que recorre el Sena.
Para usar estos transportes lo más habitual es comprar la tarjeta Paris Visite que permite su uso de manera ilimitada. Además, también existe la tarjeta Paris Pass que no solo permite el uso de los transportes sino también el acceso a algunos monumentos de manera totalmente gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *